fall fall

Gastronomía



Inicio » Gastronomía

Gastronomía

La cocina patagónica ha crecido mucho en los últimos años. Quizás acompañando el crecimiento que tuvo la región como destino turístico, o quizás este desarrollo se deba a la evolución del propio arte culinario. Lo cierto es que comer bien y degustar exquisiteces, es parte de la actual oferta que Bariloche brinda a turistas y residentes.

Variedad

Dependerá del paladar de cada uno, y del gusto en la cocina, por supuesto. Pero Bariloche ofrece opciones culinarias para casi todos. Hay en la ciudad restaurants cinco tenedores, y locales de fast food, establecimientos vegetarianos y parrillas. Fondas donde se puede pedir gaseosa de 1 1/2 litro y una milanesa que desborda el plato, y lugares exclusivísimos donde hay muy pocas mesas y cada plato es una obra de arte.

Otra característica de la cocina de Bariloche es la que produjo la mixtura de culturas, así se puede comer goulash, fondue y strudel, como si estuviéramos en Europa, y también una comida típica regional como el curanto. El viajero podrá deleitarse con platos de trucha, ciervo, cordero y jabalí, por ejemplo, en distintas presentaciones. No faltan tampoco los negocios donde comer pizzas, empanadas y milanesas, que aunque son comidas típicas argentinas, también tienen un origen distante. Las tradicionales parrilladas no pueden faltar entre la oferta, por supuesto.

Lo dulce

Un rito culinario tradicional en Bariloche, aunque tal vez tenga su origen en Europa, es tomar el té con tortas. Hay muchas casas de té y en general la mayoría de las confiterías ofrecen tortas, facturas y alfajores artesanales para la merienda o el desayuno. Una opción muy recomendable. El té puede cambiarse por un licuado, jugo de naranja, café o gaseosa, pero el placer de comer algo dulce a la tarde es insustituible.
Otra delicia propia de Bariloche (aunque venga también del otro lado del mar) son los chocolates. Se recomienda recorrer las distintas fábricas y negocios y entregarse plácidamente al “ejercicio” de la degustación, así sabrán además, dónde comprar sus cajitas de chocolate de regalo. También vale la pena hacer mención a los dulces y los helados artesanales. Hay, al igual que con el chocolate varias fabricas que producen dulces y exquisitos helados artesanales (realmente artesanales). De nuevo, se recomienda visitar varias heladerías. Aunque este producto no pueda llevarse de regalo, es otro placer imperdible que tiene la ciudad.

Lo salado

Pasando al rubro de los salados, la variedad y calidad no es menor. Los hongos secos son una tradición “antigua”. Entre las más novedosas se encuentran la de los productos ahumados, las conservas y delicatessen. Entre los ahumados hay desde trucha, salmón, ciervo, jabalí, y quesos saborizados a condimentos, hierbas y sales especiales. Entre las delicatessen hay pastas, pate, aceitunas, conservas de berenjenas, morrones, hongos, etc.
Y no se puede dejar de mencionar en esta breve introducción a la gastronomía local, las cervezas artesanales. Esta tradición de fabricar cerveza tiene su origen más bien en El Bolsón, pero en los últimos años ha llegado, felizmente, también a Bariloche. Hay varias marcas que fabrican diferentes variedades de cerveza. Se recomienda, por supuesto, probar todas las que se pueda.

Las posibilidades culinarias son muchas, tanto para disfrutar en la ciudad como para llevar de regalo o para uno mismo. La mejor opción y de acuerdo a los gustos y posibilidades de cada viajero será, también en este caso, aventurarse y explorar. Se puede llegar a descubrir que la magia no sólo está en la montaña.

 

Dejar un comentario

Si quiere dejar un comentario para Baripedia, puede hacerlo a continuación. Para consultar sobre servicios o productos que ofrece la empresa citada en el artículo precedente, por favor comunicarse con dicha empresa.